domingo, 18 de noviembre de 2012

Madera noruega

La tardecita de Palermo discuría con charla de bambalinas y acento escandinavo. Pero se venía inexoble la hora del recital y el recorrido pintaba embotellado por el éxito de Lady Gaga.
El recurso era cantado: tomar por un camino largo y sinuoso...

Afortunadamente la avenida se despeja en los últimos kilómetros y Silver toma revancha acelerando un poco para estar a tiempo.

Se apagan las luces, se enciende el sonido, y todos juntos ahora nos entregamos a la beatlemania con un déjalo ser a Mr. Kite!¡!


Imagínate!!¡¡!!


Es el espíritu de la  banda que flota libremente frente a su público? o acaso andará por el escenario el fantasma de Eleleanor Rigby?


Un hombre de ningún lugar digita sobre lúmenes y decibeles mientras los aplausos llenan la sala y las luces anuncian que hay que volver a sumergirse en la noche.

Una noche que luce en el cielo con diamantes... 




No hay comentarios: